Panem et circenses.

Décimo Junio Juvenal (60-128)

 

El poder es una relación asimétrica.  Las culturas crean figuras de poder y sometimiento, transmitidas a través de la educación.

José Antonio Marina (1939-)

 

 

 

Los medios audiovisuales de comunicación e internet han convertido el mundo, que cada vez da sensación de menor, en un escenario. Parece lógico pues que el escenario sea usado como metáfora del mundo.

 

Un mundo, el nuestro, en el que día a día podemos ver  cómo se disuelven las religiones tradicionales para ser reemplazadas por una nueva pléyade de demonios y dioses formada por personajes públicos, donde son sus apariencias y dichos los que les dan esplendor más allá de sus verdaderos méritos y logros. Hombres sacralizados como nuevos dioses o derribados como nuevos demonios, una nueva mitología, en fin, que se sirve de los medios para su expansión, y se alimenta de la mansedumbre y desinterés de la masa para garantizar su hegemonía.

 

Por otro lado el ciudadano de a pie sólo está invitado a mirar en este banquete de opulencia y falsedades, pues su capacidad de intervención, mediada por una educación deficiente, ha sido reducida a poco más que asentir y aplaudir.

Mientras, alguien observa desde las zonas oscuras, ocultas por el deslumbramiento que produce la escena, controlándolo todo. Porque esos personajes nunca darán la cara.

 

 

© Álvaro Pérez Mulas

  • Twitter Classic
  • Facebook Classic